La encefalopatía espongiforme o enfermedad de las vacas locas es una enfermedad que puede transmitirse a los humanos por medio del consumo de partes de animales infectados, los primeros casos de esta enfermedad aparecieron en 1986 en el Reino Unido, si quieres saber más sobre esto sigue leyendo.

La encefalopatía espongiforme o enfermedad de las vacas locas es una rara enfermedad causada por priones, que puede transmitirse a los seres humanos a través del consumo de partes de animales infectados, primordialmente de los tejidos nerviosos de los mismos.

Sus primeros casos aparecieron en el Reino Unido, en 1996 se detectó en el humano una variante de esta enfermedad, que degenera el sistema nervioso central en los bovinos, desestabilizando su sistema nervioso y al final causando la muerte.

La causa es una proteína que ha modificado su estructura, convirtiéndose en agente patológico, el nombre por el que se conoce estas proteínas es priones, su periodo de incubación es de alrededor de 5 años, se trata de una proteína fisiológica que ha resultado imposible eliminar del organismo.

Los síntomas que se presentan se deben a la acumulación del prion en las células neuronales, originando la muerte de las mismas, esta enfermedad se transmite a través del consumo de alimentos contaminados con el prion, la administración de medicamentos de origen bovino y de madre a hijo.

La enfermedad se acumula principalmente en el cráneo, pero también en el bazo, intestino, medula espinal y amígdalas.

Se cree que la enfermedad se originó en los animales al ingerir restos no humanos, aunque en algún momento, se dijo que se originó en la India, a través de alimento para ganado que contenía restos humanos, la India lo negó categóricamente, indicando que sus controles eran estrictos.

Hasta junio del 2010 se habían diagnosticado, más de 200 pacientes humanos con esta nueva variante de la enfermedad.