Son alteraciones en nuestro sistema de defensa que produce mayor cantidad de inmunoglobulina dirigiéndola hacia cosas que están en el ambiente y produciendo las alergias.

Las enfermedades alérgicas son reacciones extremas del sistema inmune a estímulos inocuos, la alergia pasa por una etapa de sensibilización y una de manifestación de síntomas, en este artículo te presentaremos algunas de las enfermedades alérgicas más comunes.

  • Asma: Inflamación de la vía respiratoria, específicamente bronquios y pulmones, que presenta accesos largos de tos que empeoran en las noches y madrugadas, sibilancias, opresión torácica, dolor al respirar, problemas para respirar, cambio de coloración en uñas y labios, aparece como una respuesta a sustancias del medio ambiente, para evitarlo el paciente debe estar lo más posible alejado de los factores que causan la alergia, y la toma de medicamentos que alivian los síntomas.
  • Rinitis alérgica: Es la manifestación alérgica a nivel de la nariz,  produce estornudos, obstrucción y congestión nasal, flujo acuoso, respiración por la boca, ronquidos, es una respuesta anormal a sustancias del ambiente, debe atenderse a tiempo para que los síntomas no se hagan más frecuente y más intensos.
  • Dermatitis atópica: es la aparición de alergia en la piel, aparecen  picazón, ronchas, enrojecimiento, en cualquier parte del cuerpo, las causas pueden ser alimentos, el ambiente, bebidas, microorganismos y factores psicológicos.
  • Conjuntivitis: Es la manifestación de una alergia en los ojos, causa comezón y enrojecimiento, ojos lagrimosos, aparición de un líquido amarillento que al secar pega los ojos,  ojeras, sensación de arenilla en el interior del ojo, inflamación de parpados, aparece como respuesta anormal a factores ambientales, también puede ser a causa de algunos animales, ácaros, partículas de insectos o algunas sustancias. Para tratarla se debe administrar medicamentos que reduzcan los síntomas, alejar al paciente de los factores alérgicos, desinflamar los parpados con compresas frías, no estrujarse los ojos.